Conoce todo sobre el proceso de venta de activos de EPM



El artículo 60 de la Constitución colombiana, contiene un derecho de preferencia para el llamado “sector solidario de la economía” en Colombia, (sindicatos, fondos de pensiones, cajas de compensación), de forma tal que cuando las empresas estatales pretendan vender su participación en una sociedad, deben ofrecer las acciones en primer lugar a estos destinatarios, y conceder condiciones especiales a los mismos para acceder a esta propiedad accionaria.

La Ley 226 de 1995, desarrollando este artículo, consagra, entre otras cosas, un procedimiento para la venta de las acciones en poder de una entidad estatal, incluyendo el órgano que autoriza dichas enajenaciones, que en el caso de la Nación es el Congreso, y para el caso de las entidades del orden municipal (como EPM) es el Concejo.

Esto es así en el caso de las participaciones que tienen las entidades estatales en Colombia, a las que se orienta la Ley 226 de 1995, en virtud del Principio de Territorialidad de la ley colombiana, contenido en la Constitución.

Este principio es manifestación y expresión del Principio de Soberanía de los Estados, según el cual, cada país tiene el derecho a autorregularse, a expedir sus propias reglas y a hacerlas cumplir en el ámbito de su territorio. En sintonía con ello, las normas expedidas en Colombia por los órganos colombianos no tienen aplicación (salvo expresas excepciones contenidas en la ley) por fuera del territorio colombiano, de la misma manera como (también salvo excepciones), las normas expedidas por órganos legislativos de otros países, no tienen aplicación en Colombia.

De otra parte, también en línea con el Principio de Soberanía de los Estados, el Tratado de Derecho Comercial de Montevideo, ratificado por Colombia e incorporado a la legislación interna por medio de la Ley 33 de 1992, consagra que las sociedades comerciales se rigen por las leyes del país donde se constituyeron y están domiciliados.Lo anterior, deja ver el reconocimiento del Estado colombiano al principio universal de la territorialidad de las leyes.

De aquí entonces que las reglas, procedimientos, órganos competentes, condiciones especiales, y demás aspectos contenidos en la Ley 226 de 1995, aplican para las entidades colombianas y respecto de los ciudadanos colombianos, no para las ventas de sociedades que están constituidas y domiciliadas por fuera del territorio, a las cuales aplican las normas del respectivo país.

La selección de los activos que iniciarán trámite ante el Concejo de Medellín se determinó luego de un análisis detallado, cuyo criterio fue desinvertir en aquellas empresas que no fuesen controladas por EPM, con lo cual, se busca conseguir el aval de este estamento.

Como se mencionó anteriormente el valor base de cada activo se establecerá con metodologías de valoración técnicamente reconocidas y se harán procesos competitivos que permitan maximizar el resultado de la venta.

El valor base de cada activo se establecerá con metodologías de valoración técnicamente reconocidas y se harán procesos competitivos con participación de distintos posibles oferentes que permitan maximizar el resultado final de la venta.

Hoy no es posible estimar este valor, ya que el impacto real de la contingencia se conocerá cuando sea posible ingresar a la casa de máquinas del proyecto hidroeléctrico Ituango y conocer su estado.

La venta de los activos aprobada por la Junta Directiva de EPM estaría entre 3,5 y 4 billones de pesos.

EPM reitera que es y será una empresa 100% pública y su venta o privatización no ha sido considerada por parte de su dueño (Alcaldía de Medellín) y su Junta Directiva.

Para la venta de activos nacionales se iniciará la gestión ante el Concejo de Medellín e iniciará el trámite de acuerdo con la Ley 226 de 1995, referente a la enajenación de la propiedad accionaria estatal.

Para la venta de activos en el exterior se deberá contar con el aval de las Juntas Directivas de las compañías propietarias, para luego proceder a contratar una banca de inversiones que gestione la venta.

Con el fin de afrontar los efectos de la contingencia, las desinversiones son una más de las acciones que se están implementando, dentro de un grupo de medidas que incluye la optimización de costos y gastos, la postergación de inversiones que no afecten la prestación de los servicios, y pago de los siniestros por parte de las aseguradoras, pero los recursos de este último solo entrarían después de varios años.

Se estima que este proceso de venta de activos tomaría un año aproximadamente.

Al interior de las empresas del Grupo EPM se ha hecho un llamado a la optimización con la definición de ahorros que ascienden al 10% del presupuesto. Así mismo, se han postergado las inversiones en algunos proyectos que no afectaran la prestación de los servicios.

La razón de desinvertir en ADASA está relacionada directamente con la contingencia del proyecto hidroeléctrico Ituango y la necesidad de contar con recursos que permitan a EPM continuar con el plan de inversiones en infraestructura.

Esto dependerá del momento en el que se logre entrar a la casa de máquinas del proyecto hidroeléctrico Ituango para evaluar su estado, con base en esto se tendrá una proyección final de las decisiones financieras que EPM deberá tomar.

El retraso en la entrada en operación del proyecto hidroeléctrico Ituango genera un impacto en los ingresos que la compañía esperaba recibir con el inicio de la generación de energía en la central. Lo cual podría afectar la continuidad del plan de inversiones en infraestructura, por esta razón, la Junta Directiva toma una decisión responsable con la sostenibilidad de EPM.

La venta de los activos enunciados anteriormente, no será destinado particularmente al pago de deuda, pero sí permitirá que EPM requiera menor uso de deuda en el corto y mediano plazo, manteniendo su perfil de endeudamiento en niveles mensurables con su calificación de riesgo objetivo, como es grado de inversión internacional.

No, la razón para vender es el cumplimiento del plan de inversiones de EPM.

No, EPM dispone de un sólido flujo de caja operacional con un buen resultado a junio de 2018 y recursos asegurados de financiación provenientes de las líneas de crédito previamente comprometidas con BID, CAF y BID Invest, por monto de aproximadamente 1200 millones de dólares.

Dentro de este proceso EPM tiene como propósito vender la propiedad completa de las participaciones accionarias que autorizó la Junta Directiva. Estas desinversiones se realizarán con el acompañamiento de Bancas de Inversión, que apoyarán a EPM en el desarrollo de procesos de venta públicos, en los cuales se pueda contar con propuestas económicas de varios oferentes, lo cual, a su vez permitirá obtener un mejor valor de venta al ser procesos competitivos entre los interesados.Todo lo anterior se desarrollará teniendo en cuenta los lineamientos definidos por EPM.

Por tratarse de una participación minoritaria no controlante del 10.17%, EPM no tiene injerencia en las grandes decisiones de ISA. Por lo tanto, esta inversión no aporta ni EBITDA ni ingresos y su venta no afectaría los covenants* de los contratos de crédito y bonos de EPM.

Adicionalmente, ISA es una compañía de alto reconocimiento en Latinoamérica cuyas acciones están listadas en bolsa, por lo que su venta tiene alta probabilidad de ejecución.

Finalmente, la venta de las acciones de ISA le generaría un monto significativo de recursos a EPM, que comparativamente sería más favorable que el monto anual de dividendos que se reciben anualmente, los cuales en promedio en el período 2014 – 2018 representan aproximadamente el 3.5% anual sobre el capital que EPM tiene invertido en ISA.

*Estos indicadores son utilizados por los bancos para asegurarse de que los prestatarios operarán de una manera financieramente prudente que les permitirá repagar su deuda. Un convenant puede requerir que el prestatario presente sus estados financieros al banco. Otros pueden prohibirle a la empresa adquirir nueva deuda.

Dentro del grupo de participaciones minoritarias están las acciones en Promioriente S.A. E.S.P., Gas Natural del Oriente S.A. E.S.P., Hidroeléctrica del Río Aures S.A E.S.P., y otras como Gestión Energética S.A. E.S.P - GENSA, EMGENSA S.A. E.S.P, Organización Terpel S.A., Corporación Financiera Colombiana S.A., BBVA Colombia, Banco Davivienda S.A y Acerías Paz del Río S.A.

Esta fue una opción analizada, sin embargo, no maximizaría el valor de la venta, pues limita las posibilidades que tendría un eventual comprador local para capturar sinergias.

No, la razón de desinvertir fue producto de un análisis en el cual se evaluaron diferentes aspectos como el monto de la desinversión y su aporte de recursos a EPM, el encaje estratégico de la participación accionaria y la probabilidad de materializar prontamente y con éxito la transacción.

El retraso en la entrada en operación del proyecto hidroeléctrico Ituango, que se tenía previsto comenzaría a generar energía en diciembre de 2018, afecta el ingreso de recursos financieros que recibiría EPM para el desarrollo de su plan de inversiones, por lo cual, es necesario vender activos de la empresa para continuar con el plan de inversiones en infraestructura y garantizar la correcta prestación de los servicios públicos.

En resumen, con las desinversiones planteadas se busca garantizar la sostenibilidad de EPM, con lo cual los recursos que entren permitirán atender los costos generados por la contingencia en el proyecto hidroeléctrico Ituango, continuar con el cumplimiento del plan de inversiones en infraestructura que garantice la seguridad operacional de los negocios actuales y cubrimiento de las obligaciones financieras adquiridas.

La aprobación de venta de UNE-Millicom tomaría más tiempo, y la actual coyuntura demanda una mayor agilidad para la obtención de los recursos necesarios para el desarrollo del plan de inversiones






Foros de socialización

Te invitamos a los Foros abiertos al público, donde socializaremos con la comunidad toda la información sobre el Acuerdo 150 de 2018.

*Próximamente te informaremos sobre más espacios de socialización que generaremos acerca de este tema

Lugar Fecha y hora
Universidad Pontificia Bolivariana,sede Laureles, Aula Magna Septiembre 24 – 10:00 am
Universidad de Medellín, auditorio de la facultad de Derecho Septiembre 25 – 11:00 am
Cinemateca Biblioteca EPM (Cra. 54 No. 45-44), Parque de las Luces Septiembre 26 – 2:00 pm
Escuela de Ingeniería de Antioquia Septiembre 26 – 3:00 pm