Alumbrado Navideño de Medellín: historia y tradición

        
       



    De Ayer a hoy, el Alumbrado Navideño de EPM despierta miles de emociones

    De cadenetas de bombillas se pasó a las figuras monumentales

    Cada año miles de turistas visitan el Alumbrado Navideño de la ciudad







         
    Hace cerca de 50 años, cuando EPM apenas se consolidaba como institución, nació el Alumbrado Navideño en Medellín, que cada año centra las miradas de miles de personas en la capital antioqueña, que se llena de luz y color.


    Por la época decembrina, parte de la ciudad se engalanaba tímidamente con lámparas especiales, gracias a los aportes materiales de la empresa privada, las autoridades y hasta de la prensa. Los habitantes de la Bella Villa "bajaban" a mirar el encendido oficial a las seis de la tarde y a recorrer una y otra vez la avenida La Playa, constituida desde siempre en columna vertebral del decorado navideño.  


    Pero fue hacia 1967, hace 47 años, cuando EPM asumió la realización de "los alumbrados", como se les conoce popularmente, y con ellos su diseño, construcción y montaje y, por supuesto, sus costos. Es el más lindo y tradicional regalo que la empresa le entrega a la ciudad, la región y el país, ya que representa uno de los mayores atractivos turísticos para sus habitantes y visitantes en la temporada de fin de año.   


    Durante la última década EPM ha ofrecido su Alumbrado más representativo, sólo modificado en las navidades de 1992, cuando la emergencia del racionamiento obligó a derrochar toda la creatividad de sus funcionarios para concebir un "decorado" distinto y, de esta manera, no privar a la ciudad del encanto navideño. Fue una propuesta distinta, donde los adornos y la magia del fuego, sustituyeron los bombillos multicolores.  


    Hoy, el Alumbrado es todo un símbolo para Medellín en el mundo. Cientos de personas trabajan durante muchos meses para que miles de visitantes puedan disfrutarlo en puntos estratégicos de la capital antioqueña. Una ruta llena de magia y de color, que nos hace vibrar y soñar y que en 2014 es una invitación para compartir los valores que iluminan la Navidad.