Gestión social de impactos


Con la ejecución de sus proyectos, EPM afecta algunas comunidades a las cuales les genera diferentes impactos, tales como desplazamiento de personas, pérdida o deterioro de actividades productivas, deterioro de patrones culturales, incremento de problemas de salubridad, deterioro de condiciones de calidad de vida, etc.

La gestión ambiental integral de EPM trasciende las obligaciones legales para el manejo de los impactos, y de manera voluntaria contribuye al fortalecimiento del desarrollo local y regional para lograr una adecuada inserción de los proyectos, la conservación de las cuencas de donde se surten sus embalses y el uso adecuado de los recursos naturales.

Para ello activa mecanismos como convenios, acuerdos y agendas de trabajo con entidades del orden nacional, regional y local, para unir esfuerzos y lograr efectividad en los programas ambientales desarrollados en un territorio determinado.

La gestión social con las comunidades impactadas se basa en un enfoque preventivo (desde las etapas tempranas de estudio) que incluye la participación comunitaria como eje transversal de la gestión, a través del desarrollo de los procesos de información, consulta, concertación, cogestión y autogestión.

De otro lado la empresa avanza en la construcción de un modelo de trabajo en derechos humanos, en coherencia con los postulados de una operación bajo parámetros de responsabilidad social y ambiental.